jueves, 4 de junio de 2009

PENSAMIENTOS SUICIDAS



PENSAMIENTOS SUICIDAS


Han pasado cinco años y nada parece funcionar, desde que lo perdió esa mañana de abril todo le da igual, respirar, dormir, detenerse al final, arrancarse la piel, si es eterna o si tan solo toma una taza de café.

Quizás el dolor se acrecienta más porque sabe que él ya olvidó, porque en otra vida dicen que todo se olvida, mientras sufre en silencio su abandono, por mucho que lo intente, no puede dejar de sufrir.

Canta cada anochecer “si tú quieres quiero yo, palpitaré de otra manera, que nos lleve sin timón lo que nos queda, sentiremos tal vez frío si no existe poesía…”, tal vez frío se dice y repite; qué difícil se hace entender el amor si uno deja de sentir.

Su mundo se viene abajo ¿o es que siempre estuvo ahí?, ya nada importa. De pronto el vacío se va llenando, de a poco empiezan a surgir las primeras ideas suicidas, esas que están llenando su mente como gotas de rocío, se pregunta si le alcanza valor, dibuja en la mente un toque de dolor, herida tenue hasta el amanecer, cansada de esa rabia que sigue en ella, todo tiene un fin.

Empieza la transición, una vida habrá de empezar y otra terminará, una vida fugaz en el más allá nacerá, y en esta otra, una breve, ha de terminar. Sus ideas son solo islas en medio del mar donde no existe sensación, que ni llena ni deja un simple rencor y aunque en secreto hará lo prohibido, piensa que es perfecto.

Quiere sentir, amor o dolor, todo lo que quiere es volver a sentir, empieza a disfrutar, cada marca que va dejando en sí, a veces suave, a veces dolorosa, se detiene cada cierto tiempo para ver si hay simetría en las huellas artificiales y reflexiona si encuentra paz, se mueve cantando en silencio y empieza a sentir libertad. Continúa grafitteando su cuerpo como cree debe ser, cual pintura de artista gótica siente el correr de un exceso que no puede ver, es el viento, se dice, quien llama su ideal.

Cuando cree que es el final, ve que aún está y aunque maldice su existencia, ve su cuerpo y una obra de arte cree distinguir. Muy poco dolor para algo tan perfecto, dice y viendo que ha de morir tiene más ganas de vivir, quiere crear más obras de arte en sí misma y aunque los demás crean que está loca, se siente más cuerda que ayer.

5 comentarios:

Cecy dijo...

Coincidencias en esos pensamientos que andan paseando por varias vidas sin llegar a tener que cumplirse.

Besos vivos!!!

Janeth dijo...

Si es cierto, hay mucha gente con pensamientos suicidas, son muchos los que se hacen realidad, es que vale tan poco la vida???
Siendo que la vida es lo mas precioso que tenemos, mas cuando se hace obsesion este pensamiento, no existe naturaleza humana que impida un suicidio.
Besos miles
Janeth

Asesino_De_Leyendas dijo...

Cecy: si, conozco un par de almas así, atormentadas al límite que andan jugando al borde del precipicio.

Janeth: y si, es q tb. podría preguntar: tan poco vale la muerte?, toda obsesión es una danza de extremos, todo tiene un valor relativo, sin duda no hay como la vida.

RICHTER dijo...

RICHTER: UN PENSAMIENTO SUICIDA NO ES MAS QUE UNA SALIDA FACIL A LOS PROBLEMAS QUE NOS ENFRENTAMOS CADA DIA.....ES LA DECISION PERFECTA TOMADA POR UN COBARDE

Anónimo dijo...

Yo, yo tengo 16 años, empecé a cortarme hace un año, cuando mi ex me dejó, me sentia culpable y como el se cortaba para desahogarse, pensé ke seria una forma d tener algo suyo, d sentirle aunke el ya no stuviera.. y es una adicción. El primer corte duele, el segundo molesta, y el resto, el resto deja d doler, llega un punto en el ke da placer, calma,relaja, es como kien fuma, sabe ke se stá matando poco a poco y sin embargo no puede, no kiere dejarlo.