miércoles, 24 de junio de 2009

CONFESIONES DE UN ASESINO II (EL RETORNO)

CONFESIONES DE UN ASESINO II (EL RETORNO)

Cómo se te ocurre preguntar que descubra mi lado oscuro, haber si así logramos recordar lo que pasamos y si lo haríamos otra vez, de la misma forma. Quedó atrás la época en que escuchábamos un Metallica hasta en el desayuno, un Guns guitarrero o un Nirvana con el que nos perdimos de borrachos hasta vomitar nuestros podridos intestinos.

Como todos, hemos bailado cumbias, desde las más chicheras como Néctar o las más refinaditas de PK2, claro en prestes y puteros de muy dudosa reputación en los que hemos terminado cuando la conciencia huyó llevándose casi toda la dignidad que quedaba en los años de universidad y no teníamos más que un par de pesos en los bolsillos.

Crecimos con un Enrique Iglesias y su voz de taladro mortal, un Chayanne al que tuve que acostumbrarme por el entorno femenino en que crecí, un Ricardo Monatener al que vi en concierto y donde el máximo recuerdo es una pelea brutal, volví a casa con un solo zapato y una muela incrustada en el puño del cabrón que casi me mata. Deep Purple, lo más decente de nuestra generación que pudimos ver, llegó a La Paz en un concierto imborrable, llegamos ebrios, ¿te acuerdas?.

Aún en mi depa en La Paz, ése que anda albergando fantasmas, queda una botella de whisky, ésa que no logré terminar cuando en su momento a solas solía acompañar con tequila o vodka sin mayor compasión que un rezo por mi hígado (singani y ron, para mujeres). Queda la época en que me encerré dos meses enteros sin ver la luz del sol teniendo como compañía tan solo mis libros y alcohol a montones, perfecta combinación, ¿te acuerdas mi cabello largo y la barba sin afeitar?, un despute viejo, tuve que salir de la trinchera para la graduación de mi hermana y de ahí en más olvidarme el desmadre que armábamos sin parar.

Quedaron atrás los años de desparpajo y visitas al cabrón de Gárgamel, que nos solía presentar a las putas más lindas que la ciudad tuvo el honor de cobijar, del 96’ al 98’, ¿qué será de la vida del pobre infeliz?, ¿te acuerdas las farras a puertas cerradas en su local, con 20 putas y solo nosotros?, años de perdición my brother. Mis trabajos eventuales como disjockey en aquella discoteca en Miraflores y animando fiestas con la amplificación Studio no sé que mierda, en colegios, las mujeres que había.

¿Te acuerdas las puteadas de tu padre que es militar?, las mezclas de alcohol medicinal y yupi en baldes y bateas, ahogarnos, ahogarnos hasta casi morir, ¿del “Petas” y como lo vimos casi muerto esa mañana de abril?, un despute hermano, qué tiempos.

Te acuerdas carnal de mi ingreso a la Cato y ¿joda total?, ¿de la paliza que me dio el Godzilla cuando me encontró en el baño relajeando con su novia?, me salvó Mariel, años después (la única gótica original de la carrera) vino a Santa Cruz y convivimos un par de semanas hasta que me aburrí y se fue, un error, un grave error dejarla ir.

Las puteadas de mi madre por volver a casa después de 2 ó 3 días con olor a vómito y perfume de mujer, hecho realmente mierda, quedar tirado en la sala horas y horas, mientras mis hermanas paseaban por el centro preocupadas más en sus compras que en nosotros. La mirada resignada de mi padre que nunca dijo nada, pero un par de años ni el saludo nos dimos viviendo en el mismo lugar.

Hoy que mi época pasó, aún recuerdo a Caifanes, un Calamaro sin par, a Ramones, La Ley, Los Prisioneros, hermano, esa era música. Hoy, con un vaso de whisky en mi depa (a pleno lujo dicen los más cabrones) me conformo con Gianmarco, Motel, Bosé y quizás Panda, no hay duda, Ray Charles, ídolo total. Eso es madurar (nunca me gustó Sabina ni Soda) y así como el tiempo pasó, espero la factura no llegue tan rápido como creo ha de venir. Así es brother, ahora que te veo en el espejo concluyo, realmente la pasamos del carajo estos años.

Un abrazo clandestino.

12 comentarios:

Lucybel dijo...

:O

Pero... amigo, tu nunca contaste que fuiste componente de una banda de rock hiper heavy metalera!

jajajajajajaja

No puedo creer que la pasaras tan onda... Joe Elliot! (vocalista de Def Leppard), y a esta altura creo que solo faltó que inhalaras hormigas como Ozzy para hacerla perfecta ;)

Creo que todos cometimos algún extremo en algun momento. Porqué? porque somos jóvenes pues!, porque la vida parece que durara una eternidad, que el higado JAMÁS nos pasará factura, que la noche no tiene fin, que tomar solo "con la sombra en la pared" es extremadamente romántico/autodestructivo y que si o si HAY QUE HACERLO. ¡Que esa (ese)infeliz se lo merece! jajajaja

Ah... lo que me falta vivir y lo me falta aun por aprender... años de años porque mientras tenga música seré LU la escribe blogs, y sueña al ritmo de un riff muy metalero.

Tu también flaquito, aun te queda mucho, ya nos contarás en confesión (reloaded?) otro momento.

Saludos!

Apolo dijo...

Hermano, que vida!, que vida!, las farras que teniste, ya me imagino las desveladas y las sacadas de puta, la verdad hay que nomás recordar esos momentos porque, el tiempo pasa... y nos ..... pero Bah! hay que seguirle dandole un manbo a la vida, que todavía hay mucha tela que cortar........
Bye

Cecy dijo...

Lo siento, no te puedo perdonar que no te guste Sabina.
Pero lo dejamos pasar.
Vida algo agitadita y ahora nos hemos calmado un poco?

Besos.

Asesino_De_Leyendas dijo...

Lucybel: Esoooo en algún momento de nuestras vidas fuimos jóvenes ¿o aún lo somos?, para saber q hay estabilidad tiene q haber excesos, sin ellos, ¿cómo saber q cruzamos la línea?

Apollo: My bro... qué vida, qué vida, años de U, cuando la mente es frágil y el cuerpo aguanta todo. Hay que seguir con el mambo, mejor si es en pareja, ja!

Cecy: no me gusta Sabina ni Serrat qué le puedo hacer, no es mi generación (creo no lo es, hasta Mercedes Sosa, Sui Generis un poquito). Las cosas se calmaron un poco, los desbandes se dan muy de mes en cuando, lo que quedan son los recuerdos, qué recuerdos. Uno madura, me gusta el jazz. Espero me perdones o el castigo sea leve. Un beso

Janeth dijo...

Mi querido Gustavo, sigues confesandote,....

Es verdad, las mejores personas que conosco, han tenido algo de desorden en su vida de jovenes, como tu dices en la universidad uno experimenta cosas que a veces ni se imagina que pasan, jejjejeje...

...Y es que es en la universidad, uno es joven la carne es debil y las ganas son muchas.....

Para todo hay tiempo en esta vida y te aseguro que hasta de los desordenes uno saca su enseñanza,...

Besitos siempre
Janeth

pietila dijo...

está buenazo el post. Confesiones y recuerdos atesorados por el portador de ellos, así es bueno tener memoria, poder compararse sólo con el crecimiento y madurez de uno mismo.

Buen blog!, un abrazo

Asesino_De_Leyendas dijo...

Janeth: todo tiene su época y su lugar, lo importante es vivir, vivir y vivir. Un beso

Pietila: Gracias por la visita al blog. La memoria está ahí, vigente, no tan lúcida como antes, pero ahi va. Madurar, el reto.

Saludos

InSaNe! dijo...

o.O huuuta..
que cosas oye =D jejejeje... eras o sigues siendo asi ? que wena onda!

Si mi amiga tendria un blog, definitivamente quisiera que me escriba un post como el tuyo jejeje, que buenos recuerdos la verdad, nose porque sera que nos acordamos de lo más cabron que haya hecho uno por mas raro que sea XD jejeje yo aun recuerdo las macanas que hacia en mis comienzos de secundaria! jejeje... tu post me trajo recuerdos a mi tambien!

Saludos insanos ^-^

Freeze dijo...

o_O

creo que esa confesión conviene tenerla cada cierto tiempo para desahogar las "barbaries" que hacemos.

No tengo más que decirte ya que hasta hace algún tiempo tmabién tuve una cola de paja a la que podía pisar :P.

Saludos, besos.

Wiskani dijo...

Qué melancolía, hermano!!, hay tantas cosas que no vuelven sino es sólo en los recuerdos...salud por esooo...

Asesino_De_Leyendas dijo...

InSaNe: pues vamos por ahi, queriendo dejar la vida loca, uno se acostumbra, los años pasan y no hay más, uno debe sentar cabeza, o al menos tratar.

Un beso

Asesino_De_Leyendas dijo...

Freeze: mejor dejar las confesiones a un lado, al menos por un tiempo. Dejar las cosas flotando es mejor que revivirlas. Un beso nenita

Wiskani: así es brother, salud con un whisky (sin hielo), un abrazo