lunes, 14 de diciembre de 2009

DON VENANCIO


DON VENANCIO




Buen día don Venancio, veo como amaneció después de la fiestita que se dio ayer, no se preocupe que no le vengo a reprochar el no haberme invitado y es que a veces pareciera que de compadres solo queda un tibio recuerdo.

Me sorprendió haberme enterado que la única invitada fue doña Bertha, la dueña de la pocilga que usted llama hogar. Quién diría que a su edad la mezquindad de unos cuantos tragos me hubiera eliminado de tan exclusivo jolgorio porque las malas lenguas hablan más de lo que deberían y usted a tan avanzada edad ha quedado muy bien parado. Déjeme informarle que todo el barrio ya se ha enterado de sus travesuras y que algunos vinieron a verlo personalmente, no sé si ha reprocharle, felicitarle o simplemente ver como está, lo que si sé es que la noticia del día es usted don Venancio.

No me mire así que yo también tuve mi fiestita aparte y a esta hora del día apenas puedo sostenerme en pie, por lo que escucharlo en este momento no podría, ni siquiera sentir uno de sus fétidos alientos, pero su mirada lo dice todo.

Debí suponer que en su cumpleaños haría algo, pero a su edad un juego de naipes o un dominó era todo lo que creí. No cualquiera llega a su edad, imagínese, hoy cumple setenta y nueve años pero al verlo así pareciera que cumple noventa y siete, no sé si será la vida que ha llevado o la fiestita de anoche que me lo dejó tan maltratado que da esa impresión.

Imagínese mi sorpresa esta mañana al enterarme de su reunión, ¿así nos llevamos ya don Venancio?, ¿ya no se acuerda de los amigos?, le confieso que al principio me sentí traicionado porque es la primera vez en años que le mete al chupe sin éste su compadre fiel, pero luego me dije… ¡qué carajo, yo también le metí al alcohol sin su presencia!.

Pero para que vamos a enojarnos si el motivo de mi presencia es una visita más. Así como me ve, le traje este ramito de flores lo cual demuestra que a pesar de todo, lo estimo mucho, ah y esta botellita de alcohol que dada la ocasión para algo ha de servir o a su nombre puedo secar, si usted me da permiso.

No se preocupe de aquí en más, de futuras invitaciones o juerguitas por ahí, por doña Bertha usted quédese tranquilito que yo sabré consolarla como se merece. Ahora me voy porque han venido a verlo más amigos suyos y mi presencia parece que en algo molesta. Hasta pronto don Venancio, ya nos estaremos encontrando más allá o más acá, eso si, fíjese para donde apunta porque yo, segurito iré para abajo, ahora me voy, el frío de esta morgue ha empezado a calar mis huesos y ya no estoy para estos trotes, un abrazo, cuídese y hasta la próxima.


(agosto 2007)

7 comentarios:

Camélida Genocida dijo...

No he leído todo lo que has escrito Gustavo..., mas déjame decirte que este cuento, relato, historia, (cataloga tú) es lo mejor -a mi criterio- que he leído de tí..., ¿porqué? No solamente por lo jodido de la trama y lo real de tu argumento, sino que hoy poy hoy has pasado a un nivel mucho, muchísimo mayor que antes y por eso te felicito...

Debo añadir (sin embargo), que el relato trae matices de "Hospital Obrero", ¿ya la viste? Espectacular, te la recomiendo.

Un abrazo y un beso grandes, no te pierdas...

Cecy dijo...

Felicitaciones.
Es excelente.
Un relato que atrapa desde comienzo a ese final inesperado.

Besos querido Asesino.



Pd.: me he mudado de blog.

Janeth dijo...

Hola mi querido Gustavo, estoy impresionada, como has crecido,..realmente me encanto, el lenguaje campechano que utilizaste me encanto, y la trama espectacular, me comi todo el cuento, y me agarro desde el principio hasta el final, exquisito como una bella pieza de musica...
Besitos miles
Janeth

Anónimo dijo...

Me gusto mucho. Tu si que escribes chido (como decimos en Mexico)
saludos, un beso en los ojos
maru de chocolate

Asesino_De_Leyendas dijo...

Camélida: muchas gracias, gracias, un beso en la nuca

Cecy: gracias, leí tu blog, nuevo formato, muy interesante

Asesino_De_Leyendas dijo...

Janeth: muchas gracias amiguita, acá nomás tratando de sacarme tiempo, un beso en la ncua

Maru: muchas gracias, un saludo a la distancia, tengo ganas de escribir algo sobre las masacres de México, haber si sale algo decente en mis letras, un beso en la nuca

juan josé dijo...

me parece conocido, no lo publicaste antes? ya que estan notando parecidos a mi se me hace parecido a un cuento de VH Viscarra