lunes, 17 de enero de 2011

CARTAS A UNA AMIGA III

Querida Manny:

Han pasado semanas desde la última carta y aún tengo miedo soñar porque sé que estarán ellos, que me atormentan, ellos que dan vueltas la habitación tocando el techo con sus miradas frías y voces toscas, vacías, inhumanas, no sé si son fantasmas o reflejos míos que me abandonaron mientras los días han ido pasando. "A veces de noche enciendo la luz para no ver mi propia oscuridad" y dejar impresas en las paredes aquellas sombras que aún permanecen visibles a pesar del tiempo.

Me resisto a dejarla ir, de vez en cuando veo sus fotos y trato de adivinar porqué sonríe si de fondo se divisa una tarde nublada, algunas hojas cayendo de los árboles y un perro echado en medio de la nada, la veo y un brillo fino sale de sus ojos, los dientes perfectos y la imagen segura de sí misma que contrasta con mi reflejo dubitante y cansado. No la dejo ir, no porque no quiera sino porque no puedo, sería justo decir que ella tampoco ha hecho mucho por despedirse o alejarse, sigue ahí, con la sonrisa burlona, los cabellos cayendo por los hombros desnudos mientras me ve de frente esa imagen grabada en el recuadro de papel, con el marco de plástico “made in China” y un vidrio que la secuestra de mis dedos.

Cuando cae la noche salgo al balcón que da a la calle y fumo uno, dos, tres cigarros pensando que falta un par de horas para jugar otra vez a encontrar mi sombra en la oscuridad, a adivinar si la música que vuela proviene de mi mente o del vecino que como otras veces se olvida que está vivo y se entrega al tequila hasta caer rendido de borracho. Los autos pasan y en medio de la reja del frente unos niños dibujan en la arena unas figuras que no termino de entender, levantan los brazos y ríen, un gato está echado al costado y a ratos levanta la cabeza y tras unos segundos la vuelve a apoyar en el piso mientras unas gotas van cayendo, las nubes de un plomo oscuro indecente se iluminan y se lanzan a llorar, doña Hortensia corre mientras la ropa tendida en el patio va cambiando de color al influjo de esas lágrimas frías.

Esta tarde salí con Claudia y reímos recordando cuando nos conocimos, ese mes de abril, chocamos afuera del cine, sus pipocas en el piso y mi soda en la camisa, recordamos que van a ser tres años y cada vez nos encontramos en la misma plaza, las mismas gradas, a la misma hora todos los viernes, damos un par de vueltas y luego vamos al mismo Café, elegimos los mismos lugares, cerca de la rockola y cuando están ocupados volvemos a la plaza y damos unas vueltas más. Fuma un “Marlboro rojo” y me pregunta si está bonita, le digo que sí, baja la cabeza y sigue fumando, escuchamos la canción de James Blunt que escupen los parlantes, Eagles y nos quedamos callados, tomo el libro de turno y le digo que éste es diferente a los otros, me pregunta de qué trata y escucha cada palabra, a ratos me interrumpe y pregunta si no es el mismo de la semana pasada, le digo que no, es otro, el anterior era de un sueco, éste es japonés, le muestro la portada donde una mujer está de espaldas con las manos cruzadas, una foto opaca, lo toma, le da vuelta y lee el resumen, parece interesante, dice.

Mañana será otro día y quizás ideas nuevas aparezcan de la nada y me interrumpan este letargo que ya lleva un buen tiempo, no creas que te he olvidado estos días ni que he dejado la pluma sobre el escritorio junto a la taza de café que me resisto a lavar, pasa que el silencio ha sido tan fuerte, tan grande que he tenido que lidiar con él y ahora que por un rato he escapado, he decidido escribirte y decirte que todo está bien, ahora está Verónica a mi lado, a ratos llena el vacío que ha quedado y me recuerda que la vida sigue, todo sigue, todo avanza, incluso yo.

Saludos

Viernes, 14.01.11

8 comentarios:

IncOmpreNDeuS dijo...

Justo lo que necesitaba -> “Mañana será otro día y quizás ideas nuevas aparezcan de la nada”

La Carta excelente asesino!, lo bueno es que siempre hay en quien pensar y siempre hay para quien escribir es como una canción por ahí que dice: “Cada vez que me acuesto me arrepiento pero de no acostarme con ella…”

Abrazo!

IncOmpreNDeuS dijo...

Justo lo que necesitaba -> “Mañana será otro día y quizás ideas nuevas aparezcan de la nada”

la carta excelente asesino, lo bueno es que siempre hay en quien pensar y siempre hay para quien escribir es como una canción por ahí que dice: “Cada vez que me acuesto me arrepiento pero de no acostarme con ella…”

Abrazo!

Asesino De Leyendas dijo...

Incomprendeus: así es men, por lo menos hay en quien pensar y quien nos apoya en los buenos y malos momentos... y muy cierta la canción...

Un abrazo en la distancia

Janeth dijo...

Hola Gustavo, que buen escrito, lo devore, me encanta como lo describes todo no se te escapa nada, describes perfectamente tu soledad, inluso estando acompañado, y es tan parecido a lo que yo siento, solo que tu lo sabes narrar perfectamente,...felicidades amigo por tan bellas letras
Un abrazo
Janeth

PRiNcEsS jAnNe dijo...

Me encanta tu narrativa, de verdad, cautiva.

Siempre hay en quien pensar, nunca te vayas a la cama sin dedicar un pensamiento a esa persona... seguro le llegará el mensaje.

Asesino De Leyendas dijo...

Janeth: Muchas gracias Jane, hay cosas que pasan porque deben pasar y se dan porque se deben dar. No es necesario estar solo para sentir soledad.

Un gran saludo

Princess Jane: gracias por pasarte por el blog. Espero que le llegue el mensaje, a esa persona no sé si inventada o real, hace tanto que le escribo y no encuentro respuesta que ya ni sé si es real... un saludo en la distancia

Freeze dijo...

"A veces enciendo la luz para no ver mi propia oscuridad"

Son etapas vividas, la realidad se esconde entre situaciones distintas a su vez.

Como siempre tus escritos son excelentes.

"Mañana será otro día" y verás las cosas de una forma distinta a la actual.

Asesino De Leyendas dijo...

Freeze: la primera es una frase muy tuya, por eso anda entre comillas, no encontré una que la reemplace por eso fue así.

La segunda... no por cambiar el día ves las formas de diferente manera

Gracias